Cristina Seguí

Nací en 1975 en Mallorca, en mi familia nunca ha habido una fuerte tendencia a la medicina convencional, supongo que por ello en el botiquín de nuestra casa se puede encontrar desde paracetamol e ibuprofeno a Belladona, Árnica y demás.

Con seis años empecé a imitar los movimientos de las manos de la masajista de mi madre y sobre los ocho a ir a sesiones de Diafroterapia con la que ahora es mi compañera Rosa Masdeu. En 1990 empecé a estudiar cocina en el Instituto de Hostelería Fray Junípero Serra.

En 1995 cuando hacia los exámenes finales, con contracciones, decidí que no veía mi vida detrás de los fogones de ningún hotel o restaurante.

El parto de mi hijo mayor fue rápido, muy rápido, todo lo que me habían explicado en la preparación maternal, en media hora, dejo de tener sentido, ya que las comadronas me habían explicado que antes de acudir al hospital tenia que tener contracciones al menos por espacio de una hora. Lo que ocurrió fue, que a las 04:00 rompí la bolsa de forma espontánea, empecé a tener contracciones y a las 05:25 del mismo día ya lo tenía encima de mí.

Al salir del quirófano, decidí que el próximo lo tendría en casa, sintiéndome apoyada y respaldada por gente profesional. Más adelante a esta frase añadí, si no hay ningún problema médico que lo impida.

El año 1995 fue una época de cambios para mi, terminé los estudios después de 5 años, tuve a mi hijo, el mayor de los cambios y empecé a estudiar reflexología podal en “mans de llum”, a este le siguieron el curso de drenaje linfático y el de masaje básico y los seminarios de shiatsu y homeopatía en diferentes centros.

En 1997 empecé a trabajar en la consulta “Grup Neixer” para el comadrón Mikel Matxola, como su auxiliar en los partos en casa y como doula. El trabajo durante 11 años en la consulta al lado de alguien que le gusta explicar, fue un trabajo enriquecedor, una gran oportunidad para ampliar conocimientos sobre la maternidad, conocer a gente de muchos tipos de ideologías, de tendencias y poder participar de forma activa en las dilataciones y en los más de 400 partos. En el 2003 nació mi hija pequeña, el parto fue muy diferente al de mi hijo mayor, puesto que este fue en casa, rodeada de la gente que quería, sintiéndome apoyada por todos y encima solo el expulsivo duró dos horas y media.

En el 2007 surgió la idea de crear “madre a madre” pensamos que nuestra labor podía ir más allá que los partos en casa, ya que nuestra formación nos lo permitía. Así que aquí estoy en la empresa “mam”.

Cristina Seguí 607 39 11 62
doulacris@gmail.com