PREGUNTAS Y RESPUESTAS:

*¿Qué es una doula?
La palabra DOULA deriva del griego antiguo y significa “mujer que sirve”.
Hoy en día se refiere a una mujer con experiencia de vida, generalmente madre, que acompaña a otra en cualquier momento de la maternidad y le da ayuda práctica y apoyo emocional continuo.
La DOULA acompaña a la pareja en el proceso de conectar con lo que realmente quieren, para que disfruten de su nueva faceta como padres, para que puedan sentirse confiados, valorados y comprendidos.
En España, hay varias formaciones no regladas, que dan contexto a la labor de las Doulas, están impartidas por profesionales de la salud con reconocimiento a nivel nacional e internacional.
*Qué No es una doula:
•    No es personal sanitario:  La Doula no pertenece a ninguna rama sanitaria, aunque algunas tenemos formación impartida por profesionales de la salud y procuramos seguir la formación haciendo cursos, congresos y seminarios.
•    No es una mujer de la limpieza: La Doula puede dar ayuda práctica  para organizar la casa o preparar la comida en el puerperio inmediato, dentro del contexto de cuidar de la madre para que pueda estar con su bebé. En el caso de ser necesario recomienda y ayuda a encontrar una persona que haga ese papel de forma continuada.
•    No es una canguro:  La Doula puede cuidar de los hermanos mayores durante el parto o en el puerperio inmediato, incluso algunas familias, al tener mucha confianza en ella, la utilizan en otros momentos de la crianza. Pero su mejor aportación es poner en contacto a la madre con redes de mujeres que le ayuden a conocer y confiar en otras alternativas.
•    No es una psicóloga:  La Doula, ofrece un apoyo emocional que es de madre a madre. En la mayoría de los casos, esto es suficiente para que se instale un buen vínculo de la díada mamá-bebé y que la madre se sienta sostenida. Pero si detecta, que más allá de la vulnerabilidad propia del momento, hay una verdadera depresión posparto, sugiere la visita a una profesional con experiencia en el tema de la maternidad.
*¿Cómo escojo a mi doula?
•    El equipo doulas mam está compuesto por tres mujeres que tenemos larga experiencia en el mundo de la matenidad, y con otras formaciones complementarias a la de Doula.
•    Puedes encontrar nuestros perfiles y nuestra presentación en la web www.doulasmam.com  y en el canal de You Tube “doulasmam”,  también tienes la posibilidad de hacer una sesión de contacto con cada una de nosotras de forma gratuita, para vernos y que vosotros podais tener el máximo de información, pero sobretodo podais sentir la “resonancia”  con alguna de nosotras.
•    Vuestra sensación de comodidad y de confianza son los mejores guías para escoger, la sugerencia es que sea una decisión tomada desde la intuición.

  *La doula, ¿solo acompaña partos naturales?
•    La Doula respeta y favorece los criterios y las decisiones de los padres respecto a cualquier tema relacionado con la maternidad. De hecho, acompaña a la pareja en la búsqueda de las respuestas y nunca juzga el camino que escogen las familias.
•    Sucede que los padres con ganas de vivir esta experiencia de forma consciente y respetando la fisiologia del parto, buscan nuestro apoyo porque saben que nuestra Presencia favorece la fluidez del proceso, por tanto aumenta la posibilidad de tener un parto natural.
•    Acompañamos partos a domicilio, pero es aún más frecuente que estemos al lado de la pareja en los partos en hospitales, tanto públicos como privados.
•    Los padres van con sus criterios al parto y luego van tomando y cambiando las decisiones a medida que se encuentran en las diferentes situaciones, la doula acompaña a la pareja en cada una de esas decisiones.

*¿Qué diferencia hay entre una doula y una comadrona?
La Doula NO es personal sanitario y no participa ni interfiere en ninguna decisión médica, este es el ámbito de actuación de las comadronas y ginecólogas
La Doula crea un vínculo muy especial con la familia ya que los padres la escogen y desde ahí desarrollan la confianza y el respeto mutuo. En los diferentes momentos de necesidad, ellos saben que pueden pedir un servicio totalmente personalizado que les ayude a vivir la experiencia de la maternidad de forma más positiva.
La Doula ofrece presencia continuada, establece la relación desde el principio y está al lado de la pareja durante las etapas que la soliciten. En un parto les acompaña  durante todo el proceso sin tener que hacer cambios de turnos, puede acompasar su ritmo al de la mujer y la sostiene con discreción durante el tiempo necesario.
La Doula no sufre presión asistencial y dedica toda su atención a una mujer. Se compromete a acompañar a las familias que puede atender personalmente y que al mismo tiempo, le permiten seguir atendiendo a su propia familia.
*¿Quién necesita una doula?
Antes las mujeres teníamos referencias de crianza muy cercanas, hoy llegamos a la maternidad con pocas experiencias previas.
Hay muchas situaciones dónde puede ser necesaria una Doula:
Las mujeres y las familias que quieren disfrutar de una maternidad consciente y responsable, sintiéndose acompañadas y respetadas.
Cuando no se tienen cerca las redes familiares extensas, o sus criterios sobre la maternidad son muy diferentes de los nuestros.
Las parejas que quieren reforzar sus propios criterios delante de las inercias del sistema cultural predominante, conociendo sus derechos y las diferentes posibilidades de ejercerlos.
Como ayuda para adaptarse desde un ritmo de vida intenso, al ritmo de un bebé.
Para cuidar a la madre y que ella se pueda perder en la mirada que le engancha a su bebé y aprender su lenguaje desde el intenso vínculo que se genera entre ellos.
Para facilitar la vida cotidiana y así las familias pueden disfrutar de la emoción de ser padres sin tantos agobios.
Como amortiguación con respecto al resto del mundo, sobretodo cuando no comprenden la fragilidad del bebé y su necesidad de intimidad.
Es un apoyo constante cuando no está la pareja por cualquier motivo: por trabajo, porque se rompió el vínculo, porque falleció, porque la mujer decide tener el bebé sola, etc.
Cuando una mujer necesita recuperar la confianza después de experiencias negativas, como partos traumáticos o sentimientos de soledad, a través de la mirada, la confianza y el respeto de otra mujer.

*¿Se pueden recibir masajes en el embarazo y en el posparto?
Se pueden recibir masajes en cualquier parte del proceso y de hecho son muy beneficiosos, aunque el especialista puede recomendar  que no se reciban masajes por motivos médicos.
Durante los tres primeros meses de embarazo es cuando se ha de tener más cuidado por lo que se recomienda trabajos manuales muy suaves (osteopatia craneo-sacral, quiromasaje relajante, drenaje linfático, etc.).
En el embarazo los masajes sirven para trabajar las tensiones que se crean por el cambio en la forma corporal y del centro de gravedad, ayudan a evitar o tratar los dolores de espalda, mejoran la circulación en las piernas, elastifican la piel, al soltar los músculos favorecen crear espacios más cómodos para el bebé, relajan a todos los niveles, mejoran la respiración y por tanto la oxigenación del bebé…
Se utilizan posiciones muy cómodas para la madre y el bebé que lleva dentro, con las técnicas apropiadas se puede llegar al parto con el mínimo de molestias corporales y con los huesos pélvicos y las musculaturas preparadas para el trabajo que han de ejercer.
En el posparto inmediato solo se utilizan técnicas muy suaves, igual que al principio del embarazo.
En el posparto los masajes ayudan a retornar las estructuras a su volúmen y posición normales, sirve para recuperarse del esfuerzo que supone parir y trata las tensiones posturales de dar de mamar o sostener a menudo un bebé en brazos.
Todos los efectos beneficiosos de los masajes son muy importantes para las madres ya que, además, ellas están todo el tiempo cuidando del bebé y esos son momentos especiales dónde la mujer siente que le cuidan.