No es personal sanitario:  La Doula no pertenece a ninguna rama sanitaria, aunque algunas tenemos formación impartida por profesionales de la salud y procuramos seguir la formación haciendo cursos, congresos y seminarios.
•    No es una mujer de la limpieza: La Doula puede dar ayuda práctica  para organizar la casa o preparar la comida en el puerperio inmediato, dentro del contexto de cuidar de la madre para que pueda estar con su bebé. En el caso de ser necesario recomienda y ayuda a encontrar una persona que haga ese papel de forma continuada.
•    No es una canguro:  La Doula puede cuidar de los hermanos mayores durante el parto o en el puerperio inmediato, incluso algunas familias, al tener mucha confianza en ella, la utilizan en otros momentos de la crianza. Pero su mejor aportación es poner en contacto a la madre con redes de mujeres que le ayuden a conocer y confiar en otras alternativas.
•    No es una psicóloga:  La Doula, ofrece un apoyo emocional que es de madre a madre. En la mayoría de los casos, esto es suficiente para que se instale un buen vínculo de la díada mamá-bebé y que la madre se sienta sostenida. Pero si detecta, que más allá de la vulnerabilidad propia del momento, hay una verdadera depresión posparto, sugiere la visita a una profesional con experiencia en el tema de la maternidad.

Tagged with: